Saltar al contenido

Telas chinas en méxico

Telas chinas en méxico

China alemana

La industria maquiladora de exportación de México proyecta la sustitución de 20% de los insumos de material chino por productos de fabricación local este año.    “Este conjunto de circunstancias está relacionado con el impacto de la pandemia de coronavirus en curso”, dijo el director del Centro de Investigaciones Eléctricas, Bernardo Fernández.    El reciente cierre generalizado de la industria en China ha puesto de manifiesto algunos de los peligros que han contrarrestado los beneficios de una economía globalizada.

Uno de los objetivos del creciente movimiento hacia el uso de productos fabricados localmente es añadir mayor valor a lo que se produce en México. Esto mejorará los precios y hará que los productos mexicanos sean más competitivos en el mercado internacional.

En los últimos cinco años, que concluyen en 2019, los fabricantes mexicanos de maquiladoras sustituyeron insumos fabricados en China por productos de origen local por un total de aproximadamente 13,500 millones de dólares.    De acuerdo con datos proporcionados por el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación (Índice), esta cifra representa un incremento promedio anual de 2,600 millones de dólares.

Economía de China frente a la de México

En la última década, el sector textil de México ha obtenido algunos de sus mayores beneficios de las reducciones arancelarias resultantes de los numerosos acuerdos de libre comercio del país. Esto es especialmente cierto en el mercado estadounidense, donde México ha sido líder durante años. Sin embargo, a partir del año 2000, México se ha enfrentado a la creciente competencia de China. El gigante asiático ha supuesto un quebradero de cabeza no sólo para el sector textil sino para la mayoría de las empresas mexicanas, al hacerse con una cuota de mercado líder en los mercados textiles estadounidenses. ¿Qué medidas puede tomar México para responder a esta amenaza?

  Telas para cazadoras

De enero a septiembre de 2004, las importaciones estadounidenses de prendas de vestir fabricadas en México alcanzaron los 5.069 millones de dólares, un 4,3% por debajo del total registrado en el mismo periodo de 2003, según la CNIV, la asociación de la industria textil mexicana. Por su parte, las importaciones estadounidenses de prendas de vestir chinas crecieron un 21,7% en ese periodo, hasta alcanzar los 6.690 millones de dólares.

Según Enrique Dussel Peters, profesor e investigador de la UNAM, la Universidad Nacional Autónoma de México, estas cifras demuestran que las empresas chinas están ganando la batalla de la competitividad frente a los productos mexicanos. “Los productos fabricados en China son más baratos, y también hay varios factores cualitativos. China hoy es capaz de crear las empresas y segmentos líderes en esta cadena. Esto es un gran punto a su favor desde el punto de vista logístico”.

China pierde la fabricación

En los últimos años, un amplio abanico de acciones comerciales llevadas a cabo por Estados Unidos, las políticas exteriores e interiores de Estados Unidos y China, los riesgos de reputación y las rupturas de la cadena de suministro están impulsando una tendencia de traslado de más y más manufacturas de Asia a México. La Administración Biden no ha ocultado su deseo de animar a los fabricantes estadounidenses y a sus proveedores de componentes a trasladar la producción de China a México[i].

  Telas suaves para cojines

Para una amplia gama de industrias, el resultado de estos incentivos del USMCA, combinados con las normas más restrictivas para China, ha sido un impulso para trasladar a México bastante producción que de otro modo se produciría en China o en otros lugares de Asia.

El sector de la confección puede parecer un candidato menos probable para tal reubicación porque generalmente está sujeto a la regla de origen del hilado. Esta norma exige que el hilado y la extrusión del hilo y las fases posteriores de la producción se realicen en un territorio de la USMCA para que la prenda resultante entre en Estados Unidos, México o Canadá libre de impuestos. Sin embargo, incluso en este sector, el USMCA hizo una serie de excepciones que han dado lugar a un incentivo para trasladar parte de la producción de prendas de vestir a México. La regla de la transformación única permite el uso de telas e hilos de origen extranjero para ciertos productos específicos, siempre y cuando el corte de la tela o el tejido de punto para darle forma, y todos los procesos subsecuentes, se realicen en el territorio del USMCA.

México-china

Los textiles de México tienen una larga historia. La fabricación de fibras, telas y otros productos textiles existe en el país desde al menos el año 1400 a.C. Las fibras utilizadas durante el periodo prehispánico incluían las de las plantas de yuca, palma y maguey, así como el uso del algodón en las cálidas tierras bajas del sur. Tras la conquista del Imperio Azteca, los españoles introdujeron nuevas fibras como la seda y la lana, así como el telar de pedal europeo. Los estilos de vestir también cambiaron radicalmente. El tejido se producía exclusivamente en talleres o en el hogar hasta la época de Porfirio Díaz (de 1880 a 1910), cuando se introdujo la mecanización del tejido, principalmente por parte de los franceses.

  Telas infantiles colombia

Hoy en día, las telas, la ropa y otros textiles se elaboran tanto de forma artesanal como en fábricas. Entre los productos artesanales se encuentran las prendas prehispánicas, como los huipiles y los sarapes, que suelen estar bordados. La ropa, las alfombras y otros artículos se elaboran con fibras naturales y teñidas de forma natural. La mayor parte de la artesanía la producen los indígenas, cuyas comunidades se concentran en el centro y sur del país en estados como el Estado de México, Oaxaca y Chiapas. La industria textil sigue siendo importante para la economía de México, aunque ha sufrido un retroceso debido a la competencia de bienes más baratos producidos en países como China, India y Vietnam.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad