Saltar al contenido

Reciclaje de telas en chile

Reciclaje de telas en chile

Reciclaje textil

El 17 de mayo, la presidenta chilena Bachelet firmó una nueva ley marco que apoya el reciclaje en el país. En consecuencia, se desarrollará todo un nuevo mercado. El país sudamericano está en camino de construir una gestión de residuos sostenible, que incluya la separación, el tratamiento y el procesamiento de los mismos.

Después de casi tres años de debates, negociaciones y adaptaciones, la ley fue finalmente promulgada el 17 de mayo por el Presidente de Chile y el Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier. El ministro Badenier hizo hincapié en la necesidad de dicha ley para el país: “En Chile tenemos una tasa alta y creciente de producción de residuos domiciliarios, que asciende a 7 millones de toneladas, pero no reciclamos más del 10%, lo que es bajo en comparación con los países desarrollados”.

Si se observa el desarrollo del país en los últimos años, Chile está al borde de la transición: de ser un país emergente a uno desarrollado. Chile ha sido una de las economías de más rápido crecimiento de América Latina en la última década; pero aún se enfrenta a importantes retos. A pesar de su fuerte crecimiento durante las dos últimas décadas, la renta per cápita del país está por detrás de la de otros países desarrollados (21.980 dólares estadounidenses, por debajo de los 41.035 dólares estadounidenses de media de los países de la OCDE, según el Banco Mundial).    Un informe del Banco Mundial afirma también que, gracias a sus ambiciosas reformas estructurales, Chile ha mantenido y mantendrá “su estatus de referencia latinoamericana de progreso cuyas creativas políticas públicas se han convertido en modelos internacionales de buen gobierno”. “

La moda de reutilizar la ropa

Finalmente, la empresa de tecnología de gestión de residuos textiles Sortile cautivó a la audiencia de inversores, profesionales de la economía circular, funcionarios gubernamentales y líderes de opinión, y salió victoriosa en la reñida carrera.

  La casa de las telas uruguay

Sortile trabaja para construir una industria de la moda más circular. Cada año se generan alrededor de 92 millones de toneladas de residuos textiles en el mundo. Y a pesar de los compromisos de las marcas en materia de sostenibilidad, incluidas las promesas de reciclaje textil, menos del 0,5 por ciento del mercado mundial de fibras en 2020 estaba hecho de textiles reciclados antes y después del consumo, según Textile Exchange. Sortile elimina algunas barreras clave para el reciclaje textil, como el difícil proceso de clasificación y la falta de datos.

Los cofundadores de Sortile, entre los que se encuentra Gómez, que realizó el exitoso lanzamiento de dos minutos en el escenario, desarrollaron un dispositivo que puede clasificar la ropa según la composición de las fibras de forma rápida y eficaz. Utiliza una tecnología llamada espectroscopia de infrarrojo cercano (NIRS), una técnica de imagen óptica que suele utilizarse para controlar los niveles de oxígeno en sangre en el cerebro, los músculos y los tejidos, para detectar los cambios producidos por lesiones o enfermedades, por ejemplo. Pero a Gomex se le ocurrió la innovadora idea de utilizar esta tecnología para optimizar el reciclaje de textiles: Cuando se combina con los algoritmos de aprendizaje automático patentados por Sortile, el NIRS puede escanear prendas de vestir e identificar varias composiciones de fibras con un 95% de precisión, según la startup. El dispositivo reduce el tiempo de procesamiento a más de la mitad, ya que elimina el proceso anteriormente manual de comprobar las etiquetas de la ropa para clasificar los materiales, con un coste mucho menor. Además, esto desbloquea los datos para sus clientes B2B, que ganan más transparencia en las existencias. Las empresas que recogen ropa (devoluciones o donaciones) pueden venderla a los recicladores de fibra, lo que permite ahorrar costes de eliminación, desviar material de los vertederos y ayudar a cumplir los objetivos de sostenibilidad.

  Lote de telas

Ropa del desierto de Atacama

SumOfUs, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es “hacer que las grandes empresas rindan cuentas” sobre cuestiones como el cambio climático, la corrupción y los derechos de los trabajadores, descubrió que se acumulan enormes cantidades de ropa en “microvertederos”, lo que podría tener un enorme impacto en el medio ambiente y las comunidades locales.

Cada año, unas 59.000 toneladas de ropa de segunda mano y sin vender, a menudo fabricada en China o Bangladesh, llegan a Chile -el mayor importador de ropa de segunda mano de América Latina- tras pasar por Europa, Asia o Estados Unidos.

La ropa se envía al puerto de Iquique, en la zona franca de Alto Hospicio, en el norte de Chile.  Desde allí, alrededor del 15% de la ropa se revende en toda Latinoamérica, según el alcalde de Alto Hospicio, Patricio Ferreira.

Debido a que esta ropa está fabricada con materiales sintéticos y productos químicos, lo que significa que no son biodegradables y tardan más de 200 años en descomponerse, los vertederos municipales no aceptan la ropa, por lo que queda amontonada en el desierto, a diez minutos de la ciudad de Iquique.

Ropa de montaña en Chile

Mujeres buscan ropa usada entre toneladas desechadas en el desierto de Atacama, en Alto Hospicio, Iquique, Chile, el 26 de septiembre de 2021. EcoFibra, Ecocitex y Sembra son proyectos de economía circular que tienen como materia prima los residuos textiles. La industria textil en Chile será incluida en la ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), obligando a los importadores de ropa y textiles a hacerse cargo de los residuos que generan.

  Telas edron

Una montaña de ropa desechada, que incluye jerséis de Navidad y botas de esquí, corta una extraña visión en Atacama, el desierto más árido del mundo, que sufre cada vez más la contaminación creada por la moda rápida.

El impacto social del consumismo desenfrenado en la industria del vestido -como el trabajo infantil en las fábricas o los salarios irrisorios- es bien conocido, pero el efecto desastroso sobre el medio ambiente es menos publicitado.

Chile ha sido durante mucho tiempo un centro de ropa de segunda mano y sin vender, fabricada en China o Bangladesh y que pasa por Europa, Asia o Estados Unidos antes de llegar a Chile, donde se revende en toda América Latina.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad